(I) La hipoteca inversa: la vivienda en propiedad como cajero automático

27 junio, 2010 1 Comentario

La Hipoteca Inversa viene a ser una fórmula ideada para que los jubilados complementen su pensión, de forma que los mayores, propietarios de viviendas, puedan obtener unos ingresos extras mediante el cobro de una renta vitalicia, a cambio de su casa, y sin sacrificar la propiedad ni el uso de la misma.

El gobierno quiso dar apoyo a la hipoteca inversa a través de la reforma de la Ley Hipotecaria 41 de 7 de diciembre de 2007, haciendo que estas operaciones estén exentas de tributar por AJD en determinados casos.

Los requisitos exigidos por  la ley son:

hipoteca-inversa-21

  • Que las personas solicitantes y las beneficiarias tengan 65 años o más o estén afectadas de dependencia severa.
  • Que el bien  inmueble sobre el que se constituye la hipoteca sea la vivienda habitual.
  • Que el deudor disponga del importe del préstamo mediante disposiciones periódicas o únicas.
  • Que la deuda solo será exigible por el acreedor cuando muera el prestatario o último beneficiario.
  • Que el inmueble se haya tasado y asegurado contra daños.

Con la hipoteca inversa, los propietarios podrán seguir residiendo en su vivienda, sin tener que abandonarla, hasta su fallecimiento. Esto garantiza al propietario que solicita este tipo de hipoteca que seguirá siendo titular de la vivienda.

Cuado fallece el deudor hipotecario, sus herederos podrán recuperar la casa, devolviendo al banco los pagos que éste haya realizado de la hipoteca + los intereses. Es decir, corresponde a los herederos liquidar la situación con la entidad de crédito. En este caso, la entidad no puede exigir ninguna compensación por la cancelación de la hipoteca. Una vez los herederos han pagado y así liberado a la vivienda de su carga hipotecaria, pueden heredarla como cualquier bien.

Si los herederos no quieren o no pueden cancelar el crédito hipotecario, la entidad podrá ejecutar la hipoteca y cobrarse los débitos vencidos + los intereses. Pero la entidad sólo podrá cobrar con los bienes que haya en la herencia, sin poder cobrar nada del patrimonio personal de los herederos.

En este tipo de hipoteca el propietario de la vivienda recibe unas prestaciones periódicas o un cobro único por un importe máximo, que lo determina el porcentaje del valor de tasación en el momento de constituirse la hipoteca, y al llegar a dicho porcentaje, se deja de disponer de la renta, aunque la deuda sigue generando intereses.

En el siguiente post, está descrito el día a día de la hipoteca inversa.

Creado por

Comparte o guárdarte este enlace:

Tags: , , , , , ,

Categoría: Mercado inmobiliario